La industria de la moda ¿Un mundo de mujeres? Con Usune Bravo – Ep. 37

Hablamos con Usune Bravo de Arcne Estudio. Ella es una mujer a la que admiramos y con la que siempre es un gustazo hablar. Por ese motivo, hemos querido mantener una charla distendida entre amigas y hablar sobre la situación de la mujer en el mundo de moda.

Antes de nada, pongámonos en situación, nosotras nos centraremos en el siglo XX.

La moda ha impulsado determinados momentos de la historia del Feminismo, protagonizando y empoderando el papel de la mujer. Estos son los más memorables.

El vestido Delphos de Fortuny (1909)

Régine Flory con un vestido Delphos, 1910

El artista español Mariano Fortuny inventó a comienzos del siglo XX un método de plisado propio, que hacía que cada uno de los vestidos de seda Delphos fueran diferentes y únicos. El vestido Delphos tenía inspiración griega, con una sencillez en las formas que permitió a las mujeres de la alta sociedad renunciar a los corsets. Su diseño se convirtió en un emblema de liberación femenina.

La nueva figura cilíndrica de Paul Poiret (1910)

Ilustración de la figura cilíndrica de Poiret

El diseñador francés Paul Poiret terminó con la figura encorsetada y con silueta en S de la mujer de la época, creando así el tan reconocido hoy en día el Corte Imperio, entallado bajo el pecho, con forma recta y cilíndrica cubriendo el cuerpo hasta los pies que caía hasta los pies.

Poiret fue quien sustituyó las medias de color negro por otras en color carne contribuyendo notablemente a la liberación del cuerpo de la mujer.

1º Guerra Mundial: Las working girls (1914)

MUNITIONS FACTORIES IN THE UNITED KINGDOM DURING THE FIRST WORLD WAR (HU 96426) Three female munitions workers stand in front of 15-inch high explosive shells at the National Shell Filling Factory at Chilwell, Nottinghamshire, during the First World War. Copyright: © IWM. Original Source: http://www.iwm.org.uk/collections/item/object/205092913

Con el estallido de la 1ª Guerra Mundial los hombres se marchan al frente, por lo que las mujeres se quedan al frente de la industria. Ellas adquieren un papel activo en la sociedad, lo que supone un cambio “radical” en su vestimenta. Los encajes y prendas elaboradas se quedan atras, y las mujeres se enfundan en los pantalones y chaquetas, hasta entonces propios del armario masculino.

En estas circunstancias, aparece del traje de chaqueta femenino. Las faldas también se acortan a media pantorrilla, en búsqueda de esta ansiada comodidad. También apareció del pelo corto, dado que largas melenas se enredaban en las máquinas y dificultaban el trabajo.

La fuerza de las suffragettes (1911)

El movimiento sufragista, para exigir el voto, así como la participación política de las mujeres, mediante actos basados en la provocación y rebeldia, algo contrapuesto a lo que se entendía de la conducta femenina.

Las sufragettes reunidas

Eso si, con el objetivo de suavizar la imagen de sus actos, y no parecer demasiado radicales las suffragettes optaron por la moda más delicada y romántica. esta técnica fue tan efectiva que les permitió aumentar sus filas y ganando presencia e importancia.

Ademas crearon su propio código de colores: verde para la esperanza, morado para la lealtad y blanco para la pureza. Esta revolución, la mostraban mediante cinturones, broches, vestidos… algo que supuso una revolución y que sobre todo, ¡todas los lucían orgullosas! ¿No os recuerda esto a lo que esta sucediendo en los últimos años con el 8M?

Chanel y su revolución (1918)

Coco Chanel combinado ropa masculina y femenina

Coco Chanel , sin ella pretenderlo fue un soplo de aire fresco para la moda y el Feminismo. Coco, amante del aristócrata Étienne Balsan, al que comenzó a cogerle ropa del armario para utilizarla ella. A partir de ese momento decidió de llevar siempre ropa masculina. Hemos de decir, que mas que por convicción “de ideles”, directamente fue por un tema práctico. Esto repercutió en la libertad de movimientos, que se trasladó al resto de mujeres.

Así, Chanel impusó el uso del pantalón masculino, que ajustaba en las pantorrillas en una época en la que enseñar los tobillos se consideraba indecoroso. También mezcló elementos femeninos con los masculinos y utilizó colores oscuros.

Coco Chanel trabajando

En 1926 el little black dress de Chanel apareció en el número de mayo de Vogue, demostrando su democratización. Este fue diseñado para permitir a las mujeres vestir de forma activa, con ropa que permitiera trabajar y disfrutar de la vida de ocio. De esa forma, renunciaba a los coloridos vestidos de épocas anteriores y aportaba un carácter digno a la mujer con un color considerado “serio y respetable”.

Coco Chanel también redujo los tocados, haciéndolos menos fantasiosos llegado aparecer “ridículas tartas de cumpleaños”, puso de moda el pelo corto y el tacón bajo en 1950. También, fue la creadora de la bisutería, permitiendo a las mujeres adquirir adornos sin depender de sus maridos o estatus social. Y sobre todo, se convirtió en una de las primeras empresarias del siglo XX, rompiendo todos los tópicos existentes sobre la valía e independencia del género femenino.

Madeleine Vionnet y los derechos de sus trabajadoras (1918)

Madeleine Vionnet

Al mismo tiempo que Coco Chanel, otra diseñadora francesa triunfó con sus novedades: Madeleine Vionnet y sus nuevas técnicas de confección. Frente al afán de Chanel por vestir el cuerpo de la mujer con prendas masculinas, Vionnet quiso resaltarlo en todo su esplendor.

Para ello creó el corte al biés, un método revolucionario de costura que permitía realizar vestidos que se adherían al cuerpo como una segunda piel. Estos diseños perdieron todos los adornos y recargamientos, primando la sencillez y la belleza del cuerpo femenino sin ningún tipo de elemento decorativo. Tampoco tenía cierres, costuras o ataduras, liberando y facilitando el vestuario femenino.

Además de por sus diseños y técnicas, Madeleine Vionnet pasó a la historia por el cuidado que tenía hacia sus trabajadoras, facilitándoles el acceso a sanidad, educación, vacaciones e incluso bajas. Fue una de las pioneras en recursos humanos, sentando las bases feministas de un trabajo digno. Por ello, fue odiada y amada a partes iguales por toda una generación.

Las flappers (1920)

Flappers en acción

Al término de la guerra aparece una nueva figura femenina, las flappers. Estas son chicas modernas e independientes, que nacen del seno de una nueva situación social en la que las mujeres comienzan a tener participación política y laboral. Esto se traduce en una recién adquirida libertad que la moda debe facilitar.

Los vestidos de los años 20 buscaban crear una figura unisex que evitara diferencias frente a los hombres, con prendas holgadas que no marcaban caderas ni pecho. Estas rebeldes flappers llenaron sus estilismos de elementos masculinos, como bastones, sombreros, monóculos o boquillas largas con las que fumaban en público, algo inaudito para la época. Se cortaron el pelo e impusieron el estilo garcone y bob, que se convertiría en el look del momento.La actriz y escritora Louise Brooks. 1929.

La amplitud de la ropa respondía también a la búsqueda de comodidad y libertad de movimientos, para poder conducir, hacer deporte o bailar, actividades que hasta hacía poco no podían realizar. Por eso se acortan las faldas hasta la rodilla y se modifican los trajes de baño, dejando más piel a la vista. Gracias a este nuevo vestuario se comenzó la emancipación del cuerpo de la mujer y se perdieron los formalismos, con prendas más atrevidas, brillantes y llamativas.

Elsa Schiaparelli (1930)

 

La diseñadora y artista Elsa Schiaparelli

Introduce la falda pantalón en el vestuario femenino que trasladará al deporte. En 1931 diseñó para la tenista española Lilí Alvarez, la primera falda pantalón, considerada escandalosa para la época, que utilizó en el Roland Garros de París y después en el torneo de Wimbeldon.

Se convirtió en una de las diseñadoras de moda más reconocidas y famosas del siglo XX. Sus modelos se consideraron atrevidos y sorprendentes para los cánones de su época; en ellos incluía elementos extravagantes, como sombreros en forma de zapato o estampados figurando langostas; obtuvo mucha inspiración del movimiento surrealista tratando con artistas como Jean Cocteau y especialmente, Salvador Dalí, con quien colaboró en varios proyectos.

El esmoquin de Marlene Dietrich (1932)

Marlene Dietrich adoraba llevar pantalones, hasta tal punto que en 1930 el jefe de la policía de París le amenazó con arrestarla si continuaba llevándolos, por el ejemplo que ejercía sobre el resto del público femenino. Toda cambió cuando apareció en el estreno de El signo de la cruz en 1932 vestida con un esmoquin masculino.

Marlene Dietrich con Traje masculino.

Dietrich, sex symbol de la época y un referente, consiguió que las tiendas se llenaron de pantalones para mujeres, permitiendo acabar con la diferenciación por vestimenta.

Las piernas se destapan en II Guerra Mundial (1939)

Con el estallido de la II Guerra Mundial llegaron las cartillas de racionamiento. La lana era necesaria para el ejército, por lo que la ropa femenina se realizaba en tejidos como el rayón o el nylon, inventados a mediados de esta década. Las medias de nylon permitieron a las mujeres liberarse de los incómodos ligueros, sustituyéndolos por los hoy todavía conocidos panties.

Tiempo despúes, el nylon también fue reservado para los hombres en el frente, por lo que las mujeres comenzaron a pintarse una línea en las piernas desnudas, simulando la costura de las medias. Además, al racionar la tela se compraba menos, por lo que las faldas eran más cortas. Así, las piernas se destaparon y deshicieron de todos los tapujos.

Dadas las duras circunstancias de la época, se impone la ropa de trabajo masculina y por fin, los vaqueros.

El primer bikini (1946)

Fue en el verano del 48. Ella tendría unos 20 años y era una de las francesas que participaban en los cursos de la Menéndez Pelayo. Info. Via: https://www.elmundo.es/cronica/2016/07/25/57949966e5fdea83038b45fd.html

Louis Réar, ingeniero mecánico francés creó el primer bikini moderno cuando al observar en la playa que las mujeres se subían los dobladillos de sus trajes de baño para conseguir un mejor bronceado. Como era de esperar, fue demasiado transgresor para la época, dado que era la primera vez que se mostraba el ombligo y no fue bien recibido. Hasta tal punto que la iglesia lo condenó y países como España lo vetaron.

En 1951 Miss Mundo fue coronada con un bikini puesto, pero la reacción fue tal que el concurso prohibió el uso de bikinis. Los escándalos continuaron con En 1953 Briggitte Bardot en Cannes llevó un bikini, por lo que los escándalos continuaron. Hasta tal punto, que los movimientos feministas de finales de los años 60 lo tomaron como símbolo de emancipación de la mujer y libertad de su cuerpo.

Cómo no mencionar la famosísima escena en 1962 de Ursula Andress en James Bond. Ahí, todo cambió. En 1970 ya había sido adoptado por las mujeres como icono de modernidad, autoestima y confianza.

1950: Marilyn populariza el vaquero

Marylyn Monroe icono e “infuencer” de la época marcó una era. Al igual que con otras prendas, todo lo que se ponía se convertía en tendencia, por lo que ella ayudo a popularizar el tejido vaquero. Lo puso de moda tanto en pantalones, como en total look.

1966: Mary Quant, la minifalda y la liberación sexual

Mary Quant

Mary Quant en 1966 acortó al máximo el largo de las faldas, causando una auténtica revolución, así surgió la minifalda. Esta prenda se convirtió en el símbolo de la nueva actitud de las mujeres, que habían cogido las riendas de las hasta entonces tareas de los hombres y ahora reclamaban la misma autonomía e igualdad que ellos.

A esta autonomía, en 1960 se le añadió la aparición de la píldora conceptiva lo que supuso una autentica liberación sexual desconocida hasta la época. Todas estas circunstancias hicieron que las mujeres enviasen un claro mensaje de independencia y de inconformismo, reafirmando que podían hacer y llevar lo que quisieran, por muy obsceno que se considerara.

La minifalda, gracias a la invención de Mary Quant

Las circunstancias sociales cambiaron, por lo que la diferencia intergeneraciones era mas obvia que nunca. En medio de todas estas circunstancias llegó la cultura juvenil. Todas estas diferencias generacionales, se plasmo en la moda. Las minifaldas combinadas con medias de colores ayudaron a las jóvenes a diferenciarse, con Twiggy como icono.

El poder del Power Dressing (1980)

En los 80´s las mujeres tienen acceso ” mas democratizado” para acceder a estudios superiores, motivo por el que aparecen las “career women“. Esto les da opción a acceder a puestos, que hasta entonces únicamente eran considerados para los hombres. Nadie dice que fuese un camino fácil pero con su formación, inteligencia, ambición (porque si las mujeres también son ambiciosas,y no tiene porque ser algo negativo) y también a la estética y al uso de trajes con un tendencia mas masculina, es decir, al power dressing.

Todos estos hitos mencionados hasta ahora, han sido fundamentales para disfrutar de lo que hoy tenemos. Pero no nos podemos olvidar, de todas las mujeres en la sombra que sin ellas nada hubiese sido posible. Porque los talleres de la industria textil, están llenas de mujeres en la sombra pero que sin su esfuerzo y su trabajo nada hubiese sido posible. Así como, la labor fundamental que han tenido en su entorno familiar, ya que han peleado y luchado para lograr una posición económica mejor para ellas y sus familias.

¡Dale al play, disfruta, difunde y aprende!

NOTAS Y ARTÍCULOS RECOMENDADOS:
La mujer, al frente de la moda en España: el 60% de las empresas son de ellas.
– Usune Bravo (Nuestra invitada) en Instagram @aracneestudio
– Web (Usune Bravo): www.aracneestudio.com
– Recomendación de Usune @bordados_y_dechados_mx
– Otras sugerencias en Instagram:
@fashionerd.cl
@cleanclothescampaign
@crl_ropalimpia
@setemhegohaizea
@antislaveryinternational
@labourbehindthelabel






Suscríbete al podcast de moda Textilianas

No te pierdas ningún episodio del podcast de Textilianas, Tertulias de moda. ¡No olvides suscribirte! Está disponible en las mayoría de plataformas como Ivoox , Spotify, iTunes, Google Podcast y en la mayoría de reproductores.

Para nosotras en muy importante. Tan solo tenéis que hacer clic en el botón de abajo. ¡Gracias!

Sobre todo nos da un chute de energía si nos dejas un comentario,  tanto para decirnos que os ha parecido el episodio o para sugerirnos qué temas queréis que tratemos.

Si además, compartes el contenido y hablas de nosotras (y nos vendes suuuuper bien) en tu entorno nos ayudas a tener más visibilidad y que este podcast pueda seguir creciendo.


Comparte, aprende y difunde ¡Gracias!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: